Desarrollar un producto simple no es una tarea fácil. Es necesario centrarse en la esencia del producto para desarrollar solo lo necesario a fin de satisfacer las necesidades reales del/los cliente/s. Y es exactamente ahí donde entra el trabajo del Product Owner (PO). Este artículo explica las tres habilidades fundamentales para la creación de productos con elevado rendimiento de la inversión.

Segmentar

Las empresas cometen a menudo el error de desarrollar “todo” para tener la “certeza” de que poseen el producto perfecto, con muchas funciones, que lo hacen todo desde el primer día. Pero los resultados generalmente son: productos caros, que no funcionan como deberían y de difícil mantenimiento.

Una buena sugerencia para no cometer este error es segmentar su producto. Segmentar un producto es una búsqueda constante de la mínima parte que realmente añade valor para el usuario final.

Responda a la siguiente pregunta: “¿Cuál es la parte más importante del problema más importante del usuario más importante?”

De acuerdo con la respuesta, desarrolle la funcionalidad mínima requerida para resolver la parte del problema más importante, lanzar el producto rápidamente, recoger los resultados y adaptarlos según las observaciones de clientes y usuarios. Repita el ciclo de nuevo.

Descartar

“La simplificación –el arte de maximizar la cantidad de trabajo no realizado– es esencial” (Manifesto Ágil, 2001)

Descartar es eliminar todo aquello que no sea relevante de la lista de características del producto que va a desarrollarse.

Steve Jobs afirma que “la innovación no es decir sí a todo. Es decir no a todo, salvo a los recursos más esenciales”.
Un buen ejemplo de descarte es el iPod de Apple. Cuando se lanzó tenía solo una rueda de clics que ofrecía todas las funciones esenciales, mientras que los reproductores de MP3 en el mercado hacían de todo: radio, vídeo, tomaban fotos, etc.

Priorizar

Rodrigo de Toledo dice que “toda lista con dos o más elementos necesita ser priorizada”.

Siempre hay mucho que hacer y probablemente no hay tiempo, personas o recursos disponibles. La demanda siempre superará a nuestra capacidad. Por lo tanto, siempre debemos priorizar en función del valor de negocio.

Cuando aparezca una nueva idea o necesidad, pregunte si la nueva funcionalidad es fundamental para el éxito del producto. Si la respuesta es no, simplemente descártela. Esto ayuda a obtener productos más pequeños, únicamente con funcionalidades fundamentales. Además, conseguimos mantener una mejor organización y mantenimiento.

Para saber más sobre el trabajo del Product Owner

Comprenda el papel del Product Owner y su labor en el Equipo de Scrum.

¿Ha disfrutado con este tema? ¿Desea mejorar sus conocimientos y habilidades como Product Owner? ¡Consulte nuestra formación Certified Scrum Product Owner!

Utilizamos cookies para garantizar que le brindamos la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio, asumiremos que está satisfecho con él. Sin embargo, tenga en cuenta que no guardamos ninguna información personal.