La innovación no significa necesariamente solo implementar cambios tecnológicos importantes dentro de tu organización. También implica cambios culturales presentes en el día a día de la empresa.

En este sentido, la innovación se refiere a cambios en los hábitos y en la forma de pensar de los gestores y de todo el equipo. Y, principalmente, se refiere a cómo se toman las decisiones.

Por ello, a continuación, hablaré un poco sobre por qué adoptar la cultura de la experimentación en tu compañía.

Esta cultura puede ser una herramienta importante para hacer tu empresa más innovadora, moderna, ágil y, por supuesto, más competitiva en el mercado.

A lo largo de este artículo, enumero algunos tópicos que creo son importantes sobre la cultura de la experimentación.

Se incluyen sus beneficios y la mejor forma de aplicarla en tu vida diaria, dentro de tu empresa. Y, ¿por qué no? ¡en tu vida!

Qué es la cultura de la experimentación

La cultura de la experimentación se basa, principalmente, en la validación de hipótesis, con experimentos breves y medibles.

El objetivo es que nos ayuden a incrementar el nivel de confianza, brindando más seguridad en la toma de decisiones.

A diferencia de lo que hacen muchas empresas conservadoras, donde solo las personas en puestos considerados más importantes pueden dar ideas y promover cambios, esto no sucede en la cultura de la experimentación.

Todos pueden sugerir nuevas ideas y proponer nuevas soluciones para ser probadas. Para ello, los experimentos se realizan a través de hipótesis planteadas sobre lo que queremos validar.

Sin embargo, para que la cultura de la experimentación se implemente en una empresa de manera efectiva y traiga resultados positivos, es necesario que los líderes de la organización pierdan la característica autoritaria del liderazgo.

Si la empresa tiene una cultura conservadora, con procesos intocables, poca apertura a los cambios y gestores poco flexibles será imposible implementar la cultura de la experimentación (y la consiguiente innovación).

Por tanto, todo aquel que quiera innovar y experimentar una cultura de experimentación necesita correr riesgos y permitirse descubrir nuevas posibilidades.

La mejor forma de aprender es cometiendo errores…

Este viejo y conocido dicho es una de las principales guías para quienes tienen miedo de apostar por nuevas ideas.

A menudo, para poner en práctica nuevas ideas y descubrir una nueva estrategia exitosa, hay que intentarlo. Al hacerlo, muchos intentos pueden fallar hasta que puedas lograr el resultado esperado.

La cultura de la experimentación proporciona ensayos controlados. Y si ese intento falla, puedes intentarlo de nuevo. Puedes hacerlo de otra manera o incluso probar nuevas hipótesis.

Y es precisamente esta flexibilidad la que hace que la cultura de la experimentación se destaque, porque valora el cambio y la transformación, aunque sea aprendiendo de los posibles errores cometidos.

Así que, no tengas miedo a intentarlo. Si sale mal, analiza qué contribuyó al fracaso, para cambiarlo en el próximo intento. Y después: ¡Vuelve a intentarlo!

Las ventajas de la cultura de la experimentación

Además de la ventaja de la fuerza de innovación en la empresa, que se da dentro de la cultura de la experimentación, existen otros beneficios que trae este modelo de trabajo.

Ya que este es un experimento de bajo coste en un ambiente controlado, la cultura de la experimentación permite probar ideas sin poner en riesgo tu producto. 

Otra ventaja de la cultura de la experimentación es que siempre te mantienes al día con las nuevas tendencias del mercado y los cambios en el comportamiento del consumidor, factor fundamental para el crecimiento del negocio.

Además, ofrecer productos y servicios exclusivos a los clientes es una de las principales formas de diferenciarse en el mercado. ¡Para ello, la cultura de la experimentación es perfecta!

Finalmente, la cultura de la experimentación aporta directamente la evolución del producto, poniendo en producción features previamente validadas. Aquellas que, de hecho, tienen sentido para el negocio y el cliente.

Cómo implementar la cultura de la experimentación

Después de entender qué es la cultura de la experimentación y conocer sus beneficios, revisa brevemente los pasos necesarios para implementar esta forma de trabajar.

  1. El primer paso es la gran base para la adopción de la cultura de la experimentación, ya que consiste en considerar las ideas de todos los empleados de la organización. Así, es posible establecer y dar el primer paso dentro de la nueva cultura. Para ello, todo el equipo necesita conocer el proceso de cambio para tomar conciencia de la necesidad y participación efectiva en el nuevo proceso.
  2.  El segundo paso es el desarrollo de hipótesis a partir de ideas, oportunidades e insights. Se deben hacer suposiciones para que el experimento pueda demostrar si son correctas o no. Con esto, se impulsa el proceso de cambio y las primeras tomas de decisión pueden basarse en hechos y datos.
  3.  El tercer paso es observar la prueba que se está aplicando. Es importante que el equipo esté atento a las ideas e hipótesis, siempre observando y recogiendo los resultados. De esta forma, no se pierde el control de la experimentación y es posible extraer aprendizajes en todo momento.
  4.  El cuarto paso es la medición de los resultados, en la que puedes identificar si la hipótesis planteada era correcta o no.
  5. Finalmente, el último paso es la discusión sobre el aprendizaje que proporcionó el experimento. Es posible analizar si los cambios se deben hacer según el resultado del experimento realizado o no, comenzando a probar nuevas hipótesis.

Conclusión

La cultura de la experimentación es una gran herramienta para impulsar el cambio, la innovación y el crecimiento de tu negocio. ¿Qué te parecería implementar la cultura de la experimentación junto con la medición del desempeño de tu equipo?

Leer más contenido para trabajar con equipos

¿Te resultó interesante y te gustaría charlar con uno de nuestros experts?

¡Contacta con nuestro equipo o deja un comentario con tu opinión!

Foto de Bruno Guazina
Bruno Guazina

Digital Product Expert con más de 10 años de experiencia, contribuyendo a la adopción de la cultura de la experimentación y a la construcción de productos digitales, además de ayudar a startups de todo el mundo a transformar ideas en productos innovadores.

Utilizamos cookies para garantizar que le brindamos la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio, asumiremos que está satisfecho con él. Sin embargo, tenga en cuenta que no guardamos ninguna información personal.