Sabemos que en la actualidad muchas personas necesitan adaptarse al trabajo desde casa. Cuando comencé a hacer esto a menudo, imaginé que mi rutina sería más ligera dada la flexibilidad que permite este formato, pero pronto me di cuenta de que estaba en un ritmo de actividades mucho más frenético.

Por eso, con el tiempo, empecé a buscar prácticas que me ayudaran a tener una rutina más saludable. Los siguientes son algunos de los retos que enfrenté y consejos para lidiar con ellos.

Desafío: ritmo frenético de reuniones

En el día a día del trabajo desde casa es común que  empieces a tener muchas reuniones, porque esa conversación rápida que mantenías en el pasillo se ha convertido en una llamada telefónica o una videoconferencia. Con eso, es fácil encontrarse con un horario ocupado y enlazar una reunión tras otra.

Consejo 1: Evita programar reuniones seguidas. Ten al menos 10 minutos de pausa entre cada reunión, esto te dará tiempo para estirar las piernas, tomar un café o ir al cuarto de baño.

Desafío: Falta de rutina

A veces estamos tan inmersos y centrados en un tema que olvidamos las necesidades básicas como comer o ir al cuarto de baño, cuando te das cuenta de que ya son las 3h de la tarde y aún no has almorzado.

Consejo 2: Ten siempre agua a mano y bebe bastante, esto te ayudará con la voz ya que hablarás bastante, y  te obligará a tomar descansos para ir al cuarto de baño.

Consejo 3: Reserva horarios para comer como si estuvieras fuera de casa. Si es necesario, apunta los horarios de tus comidas en la agenda  y hazlas sin trabajo paralelo.

Desafío: Mantenerse saludable

Aunque reserves un tiempo para comer, la disponibilidad de alimentos puede verse afectada. Es común que pensemos que si estamos en casa podremos cocinar, y también es común que nos olvidemos de esto, o terminemos sin tener tiempo de preparar los menús adecuados para nuestro estilo de vida, con esto puedes caer en la trampa de hacer refrigerios improvisados y no pensar muy bien en lo que estás comiendo.

Consejo 4: Considera (dentro de los límites de las medidas de seguridad de la situación actual en el mundo en que vivimos) comprar los alimentos adecuados o pedir comida. Otra opción es preparar tus comidas la noche anterior, pensar con calma en tu menú te ayudará a alimentarte mejor.

Desafío: Noción de tiempo y espacio

Del mismo modo que perdemos el horario para comer, a veces perdemos la noción del tiempo de cuándo comenzamos o terminamos el día de trabajo, esto sucede fácilmente porque no hay desencadenantes que nos muestren claramente si estamos trabajando o no. Por ejemplo, el entorno del hogar se mezcla al ambiente de trabajo y se hace más difícil de entender cuándo necesitamos un descanso.

Consejo 5: Define los lugares de tu hogar donde  trabajarás y, lo que es más importante, aquellos donde no trabajarás y no llevarás material de trabajo. 

Conclusión

Espero que estos consejos te ayuden a tener un home office más saludable y productivo, si tienes más consejos o enfrentas a otros desafíos en tu vida diaria que no están aquí, ¡compártelos con nosotros en los comentarios!

Si quieres saber más sobre el trabajo a distancia y home office, consulta nuestra página especialmente dedicada a este tema.

¿Te animas a participar en nuestras formaciones online?

Foto de Rafaela Sampaio
Rafaela Sampaio

Agile Coach apasionada por la mejora continua y el mindset ágil. Trabaja en el desarrollo de soluciones desde 2010. Asimismo, ha trabajado como Analista de Requisitos, Analista de Negocios y Product Owner. Posee un Master en Informática por la Universidad Federal del Estado de Río de Ja...

Utilizamos cookies para garantizar que le brindamos la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio, asumiremos que está satisfecho con él. Sin embargo, tenga en cuenta que no guardamos ninguna información personal.